Día Cero

¿Han soñado con una cosa toda su vida y cuando están cerca de logarlo sienten miedo? Algo así como cuando ves por primera vez una montaña rusa. Miras a la gente que se sube contenta y cuando bajan se ríen, otros lloran, otros no dicen nada; cuando subes y experimentas todo eso te da miedo, te da ansiedad, te da valentía, te da todo. En unos minutos te da todo tipo de sentimientos.

Este es el día antes de mi mudanza, el día cero si lo podemos llamar así, encuentro toda clase de sentimientos. No saben cuánto soñé por independizarme, anhelaba el día en que abría mis alas y anidaba en otro lugar lejos de una casa que me vio nacer, crecer, llorar, sufrir y reír.

Les comento que al primero en contarle que me iba a mudar fue a mi hermano, ese ser que fue mi cómplice en travesuras y secretos. Como siempre me apoyo, me dijo palabras para decirle a mis padres. Cada ocurrencia me hizo reír, lo extrañaré.

Después le dije a mis padres, mi madre lo tomó mucho mejor que mi padre. Él mencionó que me iba para hacer mi vida loca, ¿qué ocurrencias no? Pero debo comprender que no es fácil dejar ir a un hijo o hija. A ellos les conté el 4 de enero, y por dos semanas nos llevamos mejor; debo resaltar que mi padre se esforzaba por no llorar, yo igual me esforzaba por no caer el llanto y decirle, ‘pese a todo, te amo’.

Ahora 15 de enero, le conté al resto de mi familia. No lo tomaron bien, creo que me lo esperaba. Mi abuela dijo cosas que en verdad lo esperaba. Mi tía no me dijo nada pero sé que estaba mal. Pero mi tío político me sorprendió, sus palabras me llenaron de ánimos, sus consejos me dieron aliento en un día que imaginé diferente. Si llegas a leer esto, eres el mejor.

Faltaba alguien, mi prima. La pequeña con la que crecí, defendí y amé desde que la vi porque siempre quería una hermanita. La adoro.

Ahora, después de varios días sabiendo que iba a mudarme tengo que empacar. No solo empaco cosas materiales, también recuerdos. Mi niñez la viví aquí y alejarme duele. Mi adolescencia la sufrí en cada pared. Mis sueños, mis metas, todo está en está casa y duele alejarse un par de kilómetros de un lugar donde peleaste pero reías al final.

Comentaré cada día en este blog las cosas que vaya aprendiendo hora tras hora. Espero que todo salga bien. Que el miedo a las nuevas cosas se vaya de a poquito y que los momentos que viva sean hermosos, con experiencia para crecer.

Me despido, tengo muchas cosas que empacar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s